Especificación según la aislación térmica

Si bien la aislación térmica del DVH duplica la del vidrio simple, existen regiones o proyectos que requieren un mayor nivel de aislación térmica. Para reducir aún más el Factor K, o transmitancia térmica, contamos con algunas variables en los componentes del DVH.

En primera instancia podemos aumentar el espesor de la cámara de aire o separación entre vidrios, siendo las más aconsejables entre 12 y 15mm, no más ya que se pueden generar corrientes convectivas entre los dos vidrios. Como segunda opción se puede reemplazar el aire de la cámara por Argón, gas interte que posee una mayor densidad que el aire, lo que genera una menor transmitancia térmica. Si bien posee una tasa de pérdida de gas del 1% por año, su alta contribución a la aislación acústica del DVH merece una especial atención como alternativa.

Una solución que toma cada vez mayor participación es la incorporación de vidrios de baja emisividad (LowE) en composición del DVH. El vidrio LowE posee un revestimiento aplicado sobre una de las caras del vidrio que reduce la emisividad del vidrio, esto significa que se reduce la capacidad de emitir o irradiar calor. Por ejemplo, un vidrio incoloro sin LowE posee una emivisividad de 0.84, cuando un vidrio con revestimiento LowE posee una emivisidad de 0.15. Por otro lado, este revestimiento evita la fuga del calor de longitud de onda larga de los sistemas de calefacción, lo que mejora aún más la eficiencia energética. En climas templados cálidos o en fachadas con gran radiación solar directa estival se recomienda la incorporación de vidrios de control solar o elementos de protección solar adicionales como aleros, parasoles o vegetación, a fin de evitar el sobrecalentamiento de los espacios habitables.

Finalmente la utilización de Triple Vidriado Hermético, cuya utilización proviene de la industria de las heladeras comerciales, comienza a tener cierta participación en las ventanas de alta prestación gracias al lanzamiento por parte de las extrusoras de perfiles con galces de mayor ancho, necesarios para alojar vidrios de más de 36mm de espesor.

Valores de Transmitancia Térmica de distintos vidrios:

Vidrio Factor K
Float 6mm 5,70 W/m2°C
DVH Ekoglass 4/12/4 2,80 W/m2°C
DVH Energy 4/12/4LowE 1,80 W/m2°C
DVH con Argón 4/12/4LowE 1,50 W/m2°C
TVH con Argón 4/12/4LowE/12/4LowE 0,80 W/m2°C

El aporte en la acústica

La acústica es un tema sumamente complejo y que requiere un desarrollo más amplio que el desarrollado en este curso, pero podemos definir algunos criterios orientativos para especificar un DVH que mejore notoriamente la aislación acústica de las ventanas.

La posibilidad de trabajar con 2 caras que ofrece un DVH nos permite combinar distintos tipos de vidrio para controlar distintas frecuencias de sonidos, presentes en los ámbitos urbanos. Para sonidos de baja frecuencia es mejor trabajar con vidrios de fuerte espesor (6, 8 y 10mm) y en frecuencias altas lo ideal es utilizar vidrios laminados con PVB de 0.76mm o más.  En situaciones donde el control del ruido es mandatorio se recomienda trabajar con vidrios laminados asimétricos, es decir, que posean distintos espesores en un mismo elemento, por ejemplo un vidrio laminado 4+6 o 5+3, para evitar el fenómeno denominado coincidencia de frecuencias. En cuanto a la cámara de aire no tiene un aporte significativo salvo que se utilice gas Argón en el interior de la cámara, el cual aporta algunos dB de disminución en el Índice de Transmisión Acústica.

En resumen, un DVH acústico debe contemplar la utilización de vidrios laminados en ambas caras, incorporando vidrios de fuerte espesor y, de ser posible, asimétricos. La siguiente tabla muestra algunos valores de Índice de Perdida del Sonido de distintos vidrios:

Vidrio STC
Float 4mm 29 dB
Laminado 3+3 31 dB
DVH 4/12/4 31 dB
DVH 4+4 (PVB 0.76)/12/4+4 (PVB 0.76) 41dB

El vidrio en la ventana

La ventana es un sistema que requiere de un funcionamiento y especificación adecuada de cada uno de sus elementos. Cuando se especifica un DVH debemos pensar también en una carpintería y herrajes que acompañen el buen desempeño térmico y acústico del vidrio. Es importante considerar el galce disponible en la carpintería para alojar el espesor de vidrio adecuado para resistir las solicitaciones de presión de viento. Así mismo, los herrajes utilizados deben ser los adecuados para resistir el peso de la hoja, ya que, por ejemplo, un DVH de 3.00×2.00mts de altura, compuesto por dos vidrios laminados 4+4 tiene un peso total de 240 kg, es decir, que cada rueda debe resistir por lo menos 120kg a fin de funcionar correctamente.