Un DVH para cada aplicación

A la hora de especificar los vidrios y selladores que requiere un DVH se deben tener en cuenta varios factores. Desde el lado del sellador secundario es necesario especificarle al fabricante si el vidrio será instalado en una carpintería contenido con sus cuatro bordes cubiertos, protegidos de los rayos UV, o bien será instalado en un frente vidriado o  un techo donde los bordes quedan expuestos. Esto es de vital importancia ya que aquellos selladores secundarios que se utilizan en DVH contenidos, por ejemplo en una ventana, pueden ser de Hotmelt o Polisulfuro, materiales que se degradan por efecto de los rayos UV y pueden generar el desprendimiento del vidrio si el borde no está cubierto. Si utilizamos este tipo de selladores en DVH que se instalen en un frente vidriado, donde el vidrio exterior está literalmente colgando del vidrio interior, definitivamente se despegará y caerá al vacío, con las consecuencias que ello implica. Es por ello que en DVH que se instalen en frentes vidriados o bien en techos vidriados se debe utilizar como sellador secundario exclusivamente silicona estructural de cura neutra, ya que resiste sin degradarse los rayos UV. Por otro lado, en DVH de gran superficie, a partir de los 4 m2, es necesaria la utilización de silicona estructural como sellador secundario, más allá de estar contenido en sus cuatro bordes, ya que al momento de mover o instalar un DVH de estas dimensiones se realiza mediante unas ventosas de izamiento que toman el DVH desde una cara, quedando la cara opuesta colgando, lo que implica un gran esfuerzo de corte, el cual debe ser tomado por el sellador secundario.

Desde el lado del espesor de la cámara de aire existen en el mercado distintas opciones, las más comunes son las de 9 y 12 mm, pero también existen de 6mm para pequeños DVH de hasta 0.80m2 de superficie, de 15 o 16mm para DVH grandes, y también de 19 o 25mm para aplicaciones con cortina veneciana interior. La definición del espesor de la cámara será en función del nivel de aislación térmica y del galce disponible en carpintería, sin dejar de pensar en el hecho de que los DVH de gran superficie requieren de un espesor de cámara generoso. Desde el lado de la aislación acústica la cámara de aire estándar no representa una mejora, recién en cámaras de 25mm de espesor se puede obtener un mejor rendimiento en el control acústico.

El criterio para seleccionar los vidrios que componen el DVH, tanto el exterior como el interior dependerá de los niveles de confort térmico, acústico y de seguridad que se pretenda. Sobre la seguridad nos explayaremos en la segunda edición de este curso. En esta oportunidad nos centraremos en la aislación térmica y acústica del DVH. Sí es importante resaltar que los vidrios deben recibir tratamiento de los bordes mediante pulidora rectilínea o bien refilado de las aristas vivas para reducir la posibilidad de roturas por imperfecciones, sobre todo en vidrios de color, laminados o reflectivos. Además cabe mencionar que los espesores de los vidrios que componen el DVH deben ser calculados mediante la Norma IRAM 12565 que determina la carga de viento según zona geográfica y topografía, tema a desarrollar en los próximos capítulos de este curso.