Un mundo… ¿sin vidrio?

Imaginarías la arquitectura moderna sin vidrio? Cómo se verían la casa Farnsworth o la Ville Savoye sin sus grandes acristalamientos corridos? Y cómo hubiesen resuelto los diseñadores de Apple el emblemático ingreso al Apple Store de Manhattan si no contaran con la tecnología actual aplicada al vidrio? Definitivamente estas preguntas no tienen respuestas, ya que la participación del vidrio en nuestra vida moderna es inagotable. Desde pantallas táctiles a parabrisas de autos, el vidrio está presente en infinitas aplicaciones que modifican nuestra forma de vivir. Y donde más presencia encontramos en volumen de vidrio es en las ventanas de nuestras casas.

Las tendencias en arquitectura actual definitivamente requieren de una especificación técnica adecuada de las superficies vidriadas a fin de brindar un confort térmico, lumínico y acústico adecuado, sin descuidar la seguridad de las personas y los bienes, siendo responsabilidad del proyectista la correcta elección del tipo, espesor, composición y tamaño del vidrio que mejor se adecue a cada obra particular, siempre analizando la relación inversión inicial versus costo operativo, de uso y de mantenimiento del edificio.